Hazte socio de radio solidaria

Hace más de diez años la productora Dreamworks  sorprendió con una película de animación en la que unos animales de un Zoológico deciden hacer una escapada. Recordamos  la canción Yo quiero marcha que se escuchaba en la película y aquí está  junto a otras 16 canciones más.

Madagaskar El Musical

Alex es el león, la estrella del zoo de Nueva York, donde ha vivido desde que era un cachorro. Su vida allí es plena y placentera, algo que no puede decir su mejor amigo, Marty, una cebra adolescente que se muere por probar la vida salvaje. Su empeño acabará llevándole a él y a sus amigos a la isla de Madagascar, donde tratarán de adaptarse a la vida en libertad.

Para recrear a estos personajes de animación los actores pasan por un proceso de caracterización que no dura menos de una hora y que conlleva enfundarse unos trajes especiales que tienen su cénit en el personaje de Melman (Pablo Serna). Unos zancos de más de cuarenta centímetros, 1,97 de actor y más de un metro de prótesis de cuello y cabeza de jirafa suman más de 3,5 metros de personaje sobre el escenario.

Le acompañan el protagonista, Alex el león (Adrián Salcedo); Gloria, la hipopótama (Amynata Sow); Marty, la cebra (Armando Valenzuela) y el marchoso lémur Rey Julien (Pedro Castro). Todos ellos lidian con éxito su caracterización. En el caso del león, por ejemplo, los colmillos que exhibe en la boca le exigen ejercicios de dicción y articulación desde media hora antes de salir a actuar.

También es interesante el proceso de meterse en la piel de un animal desde el punto de vista interpretativo. "A veces se nos olvida que somos animales, racionales, pero animales", hace ver Adrián Salcedo, que asegura que meterse en la piel de un león es una sensación que le gusta. "Mucho mejor que meterme en la piel de una chinchilla o un armadillo", bromea. Lo mejor, la historia

Para el actor lo mejor del musical son "los mensajes que envía y las canciones. Es una historia muy bonita, llena de personajes con mucha energía y carácter. Lo tiene todo, textos, duración es rápido y fresco", defiende el protagonista.

Se ha mantenido algunos elementos escénicos, como las enormes estructuras que reproducen la isla de Madagascar o el zoo, que han viajado desde Italia a Madrid. Matteo Gastaldo, director de Madagascar, el musical, explica que es una función de gran formato "pensado para el público joven", aunque "el público adulto se divierte muchísimo. Tiene un lenguaje fresco y divertido que conecta con todas las edades", explica.

Es un espectáculo que habla de amistad, de escapar de la rutina. Es un espectáculo que se nota que lo han hecho con el corazón. Se presentará en Madrid hasta el próximo 13 de mayo y después en Barcelona, del 18 de mayo al 3 de junio, en el Teatre Victòria.

Y de las películas que se estrenan esta semana presentamos:

Todo el dinero del mundo

Basada en hechos reales se desarrolla en la década de 1970. El magnate John Paul Getty (Christopher Plummer) es uno de los hombres más ricos del mundo. La vida es idílica para el clan Getty hasta que su nieto de 16 años de edad John Paul Getty III (Charlie Plummer) es secuestrado por una organización paramilitar italiana. Mientras el muchacho permanece en paradero desconocido, su devota madre Gail Harris (Michelle Williams) tratará por todos los medios de que el multimillonario abuelo pague el rescate. Pero el magnate se niega, porque no está dispuesto a cooperar con las demandas de extorsión. Ante la negativa y con el objetivo de rescatar a su hijo, Gail se alía con el gerente de negocios de Getty y ex agente de la CIA Fletcher Chase (Mark Wahlberg) para convencer a Getty de cambiar de opinión antes de que sea demasiado tarde.

Ridley Scott (Alien: Covenant, Marte (The Martian)) dirige este filme dramático basado en hechos reales a partir de la novela de John Pearson Painfully Rich: The Outrageous Fortunes and Misfortunes of the Heirs of J. Paul Getty. La película cuenta con guión de David Scarpa (Ultimátum a la Tierra, La última fortaleza) y el reparto protagonista está formado por Michelle Williams (Manchester frente al mar, Mi semana con Marilyn), Christopher Plummer (Beginners, Remember), Mark Wahlberg (Transformers: El último caballero, Marea negra) y Charlie Plummer (Lean on Pete, Boardwalk Empire). Completan el reparto, Timothy Hutton (American Crime), Olivia Grant (El fin de un imperio) y el joven Charlie Shotwell (Captain Fantastic).

Y hoy vamos a seguir presentando las nominadas al Oscar ¿Que nos traes hoy?

Hoy vamos a conocer  las Bandas Sonoras nominadas al Oscar 2018. Y hoy empezamos con la clásica de John Williams para

Star wars, los ultimos jedi

Más allá de la guerra en sí, de la adrenalina imprescindible de los sables láser o de la emoción fundamental requerida por contrato para semejante ejercicio cinematográfico, hay una virtud primordial que cada película de 'Star Wars' debe tener: la de alargar el cuento de forma orgánica sin que parezca una burda treta comercial. Y esta, 'Los últimos Jedi', no solo la posee sino que la ejecuta con brillantez en el momento preciso. La frase clave sale de boca de un envejecido pero aún gigante Luke Skywalker: "Esta guerra no ha hecho más que empezar".

Eso después de dos horas y media de largometraje y siete películas más tarde parece tarea sencilla pero no lo es. Otras franquicias en su lugar ya hubieran recurrido a un proceso de demolición y reconstrucción absoluta. Pero 'Star Wars' no. Disney, manteniendo a la consumada productora Kathleen Kennedy al frente, ha conseguido lo que parecía una pequeña hazaña: llevar esto a una dimensión menos explorada por la saga, la de la maestría. Hay destellos de grandeza en esta octava parte.

El acierto al contratar a Rian Johnson para dar continuidad a lo logrado por J.J. Abrams en 'El despertar de la fuerza' ha sido rotundo. Ella misma dijo que verle trabajar había sido uno de los grandes placeres de su carrera. Más aún lo es contemplar el espectáculo oscuro, filosóficamente cargado, estético y sobrecogedor en que ha convertido esta ópera espacial inventada por George Lucas hace 40 años.

Cumple con creces, eso sí, en el apartado técnico. Johnson aprovecha con maestría las ventajas de la tecnología. Los efectos visuales deslumbran. El vestuario brilla. La música de John Williams impone, como de costumbre. Sin él, todo esto no se entendería.

No sé si ganará el Oscar a la Banda Sonora Original pero el gran maestro lo ha vuelto a conseguir.