Hazte socio de radio solidaria

La vida de Thaddeus Michael Bullard, más conocido en el mundo del entretenimiento deportivo como la superestrella de la WWE, Titus O'Neil, no se termina cuando se baja del ring. Seguramente unos aprovechan el tiempo para descansar, ir al gimnasio, salir a cenar o hacer otro tipo de actividades. Titus O'Neil dedica su tiempo al servicio a los demás. Dedica su tiempo a ayudar a las personas necesitadas. Dedica su tiempo a las personas que estan en hospitales, en fundaciones o incluso en las calles abandonados.

Personalmente es una persona a la cual admiro, y no porque sea reconocido a nivel internacional por ser un luchador de wrestling. Todos sabemos que el wrestling (en este caso la WWE) es ficción, pero aún así lo que hace Thaddeus Michael Bullard fuera de cámaras es lo que realmente me llama la atención. Empecemos por su testimonio...

Thaddeus Michael Bullard nació el 29 de abril de 1977 en Boynton Beach (Florida) y creció sin la presencia de un padre. Ese hombre abandonó a la familia después de violar a Daria Bullard madre de Thaddeus Michael con tan solo 11 años. La madre fue presionada por la familia para abortar.

Thaddeus Michael Bullard realizó una entrevista con el portal digital "The Post and Courier" y estas fueron sus declaraciones:

"Soy el producto de una violación. Mi madre fue violada. Ella me tenía a los 12 años. Mi madre decidió no abortar", dice Bullard. La madre de Daria Bullard le dijo que hiciera las maletas cuando volviera a casa y que se fuera. Los padres de un compañero de clase de sexto grado nos acogieron, mientras que mi madre, una joven adolescente, hizo lo mejor que pudo, criar a un bebé. "Amo a mi madre, ella hizo mucho por mi".

Al crecer sin un modelo masculino y con una madre joven, el futuro del Thaddeus Bullard parecía ocuro. Tenía un bajo rendimiento en el colegio y además sufría bullying por sus compañeros de clase. "Mi testimonio me humaniza y me saca del papel de superestrella. Es como decir: ¡Oh Dios mío, él es como yo!", declara Thaddeus Michael.


"Crecí en viviendas gubernamentales con ayuda del gobierno. Fui intimidado mucho. Usaba pantalones altos y zapatos que estaban rotos. Me metía en peleas y mis gafas se rompían, y como mi madre no tenía dinero para comprarme otras, caminaba con gafas con cinta adhesiva. Me apodaron "Ojos" durante un tiempo, así que decidí dejar de usar mis gafas. Crecí en un barrio donde me decían: Antes de que cumplas 16 años estarás muerto o en la cárcel".

Después de pasar cinco años en Florida Sheriffs Boys Ranch, Thaddeus Bullard descubrió que había otra forma, una mejor, y que a la gente realmente si le importaba su vida.

"Se suponía que debía permanecer allí durante 18 meses, pero terminé quedándome allí cinco años. Hubo un momento cuando tenía 12 años y llegué por primera vez al Boys Ranch, que ya me había metido en tantas peleas y que era solo una fuerza destructiva. Estaban listos para echarme, pero el amor cambió todo eso".

"A los 12 años, alguien allí me contó dos cosas que me acompañaron siempre", dice Bullard. Esas palabras vinieron de Pat Monogue, el ex director regional del rancho, quien le dijo al joven que lo amaba y creía en él.

"Nadie había dicho esas dos cosas juntas", dice Bullard. "La gente había dicho que me amaban, pero a mis espaldas me criticaban o me maltrataban de una manera u otra. Pero Pat Monogue creía en mí y nadie me había dicho eso. Todos me dijeron que era demasiado tonto para ir a la universidad. No iba a salir de la escuela secundaria. Estaba demasiado descoordinado para hacer deportes.

Unos años más tarde, con un renovado enfoque y un nuevo compromiso con la escuela y con los deportes, Thaddeus Bullard obtuvo una beca para la Universidad de Florida. Su éxito universitario se convirtió en una carrera en la Arena Football League, jugando desde el año 2003-2007 con los Carolina Cobras, Las Vegas Gladiators, Utah Blaze y Tampa Bay Storm. Su verdadera historia estaba comenzando.

"Le digo a la gente todo el tiempo que no debería estar aquí. Si mi madre no hubiera salido de ese coche en Boynton Beach, y hubiera ingresado en el hospital tres semanas después, piensa en lo diferente que podría ser ahora. Pero debido a su sacrificio hace más de 40 años, miles de personas serán estudiantes universitarios de primera generación".

"Las familias se han visto impactadas de una manera excelente por lo que hizo mi madre. Su hijo iba a vivir, y si tuviera que luchar, ella simplemente tendría que luchar ".

Madre e hijo se han mantenido unidos a lo largo de todos estos años. "Debido a la diferencia de edad, somos más como hermanos que madre e hijo. La pongo de los nervios y ella a mi también", bromea.


Thaddeus Bullard se puede ver todas las semanas en Monday Night Raw y en eventos en vivo en algunos de los lugares más importantes del mundo, como la superestrella de WWE, Titus O'Neil, incluso tiene su propia marca a la que ha etiquetado como "Titus Worldwide", un grupo que incluye a los artistas de la WWE, Apollo y Dana Brooke.

"Fueron hombres y mujeres de carácter quienes me ayudaron a conseguir el puesto en el que estoy. No solo como superestrella de la WWE, sino también como padre, como mentor, como educador, como hijo".

Detrás de escena, y con mucha menos exposición que en los medios de comunicación, Thaddeus Bullard también trata con personas sin hogar y les invita a una buena comida en un restaurante exclusivo, llevando incluso a cientos de niños desfavorecidos a una película, o simplemente alentando a los niños a que ellos también puedan alcanzar la grandeza.

"Siempre he comprendido que cuando tienes la bendición de ser sacado de una situación que no es buena y se te coloca en una mejor situación, tratas de compartirlo con los demás. Eso es lo que hago. Trato de duplicar los esfuerzos y los gestos amables que se hicieron para mí en un momento en que la gente invertía en mí y no tenía nada que ganar a cambio”.


Thaddeus Bullard es un cristiano que da amor a las personas y su propósito en la vida es cambiar tantas vidas como sea posible, porque su vida fue cambiada por otras personas.

Uno de los mayores logros de Bullard es algo que nunca tuvo la oportunidad de experimentar. De joven decidió que cuando creciera quería ser padre.

Así que no fue una sorpresa cuando el residente de Tampa ganó el premio "MEGA Celebrity Dad of the Year 2015". Su compromiso con la paternidad es evidente cuando habla de sus dos hijos, Titus y Thaddeus Jr. (TJ).



"Mi hijo mayor juega de todo. Es un gran atleta, y también lo es el más pequeño. Le gusta más el baloncesto y el fútbol. Ambos son estudiantes de High Honor Roll. Mis niños son geniales. Mi hijo mayor es el vicepresidente del cuerpo estudiantil de su escuela y está muy involucrado. Son dos jóvenes increíbles".

Como miembro de National Childhoodhood Clearinghouse, Thaddeus Bullard se esfuerza en ser un modelo a seguir en la vida de sus hijos y de otros. Ser una figura pública hace que esa responsabilidad sea aún más importante.

Thaddeus Bullard también se relaciona con muchos de esos mismos niños con quienes comparte su historia. Hay tres reglas que trata de vivir y que sus propios hijos viven en su casa.

"La regla número es el amor y el respetar a todas las personas con las que tienen contacto. Puede que no te gusten, quizás no estés de acuerdo con ellos, pero los amas y los respetas. La regla número dos es no usar la palabra "no puedo". Me dijeron durante toda mi vida lo que no puedo hacer y lo que no haré. Está demostrado que es una mentira. Y la regla número tres es siempre ser el mejor. Mientras sepa que ha hecho todo lo posible, usted o cualquier otra persona nunca se va a decepcionar".

En el siguiente enlace podrás escuchar parte del testimonio de Thaddeus Bullard en inglés: "La gente invirtió en mí cuando no tenía nada que ganar a cambio. Todos los días es una nueva oportunidad para devolver el favor a los demás".