Hazte socio de radio solidaria

No luchar nosotros mismos en nuestras propias fuerzas.. Que nuestro corazón no se perturbe, confiar y rendirnos al Señor.. Si tu corazón está quebrantado, te animo a que descanses plenamente en Dios, él, mejor que cualquier persona en este mundo, te entiende y sabe cómo consolarte.