Soltar a los hijos es una de las cosas más complejas que tenemos que afrontar como padres. Soltar a los hijos es una de las cosas más complejas que tenemos que afrontar como padres. No sólo es el hecho de dejarlos ir, sino el de quedarnos sin ellos, que son dos cosas distintas, la primera es ley de vida, la segunda es aprender qué hacer con nuestra vida, ambas tareas emocionalmente difíciles.