Hoy quiero animarte a confiar en Dios, a confiar que tu fortaleza provienen de él y no de una capacidad humana.

“El Señor es mi fortaleza y mi cántico, Y ha sido mi salvación. Este es mi Dios, y lo alabaré; Dios de mi padre, y lo enalteceré”. (Éxodo 15:2)