Cuando Jesús atravesaba Jericó, Bartimeo, habiendo oído que era Jesús de Nazaret, que hacía milagros, empezó a gritar: “¡Jesús, hijo de David, ten piedad de mí!”.

Varias personas del entorno de Jesús reprendieron al mendigo ciego e intentaron hacerle callar.