Hazte socio de radio solidaria

En el libro de Lucas El Señor llama a sus discípulos, manada pequeña, ya que una manada, hablando de forma literal, es un rebaño pequeño de una misma especie que andan juntos, bajo el cuidado de un pastor. Jesús llamó a sus discípulos manada pequeña, animándolos a no tener miedo, ya que a pesar de ser pocos, eran de gran valor e importancia para El Padre.

Esta palabra hoy es para nosotros, somos esa manada pequeña, ese pequeño grupo que en medio de un mundo tan grande, confía, cree y proclama el nombre de Jesús.

Quizás algunas veces nos sentimos desvalidos, impotentes, con grandes gigantes que nos amenazan, situaciones por las que tenemos que pasar que nos hacen sentir sin fuerzas, temerosos, huidizos y débiles, pero esta palabra sigue vigente para todos nosotros, somos una manada pequeña y El Señor nos dice hoy ¡No temas!, porque al Padre le ha placido darnos el reino.