Cuando leemos en diversos pasajes de la escritura las actitudes de Jesús, vemos que su corazón era compasivo, él no era indolente, indiferente o insensible a las necesidades de los que le rodeaban.

Su corazón se dolía al ver la necesidad que tenían las personas tanto individualmente como grandes multitudes que le seguían.