Cada uno enfrentamos el día a día y siempre habrá que hacer un esfuerzo, quizás levantarse temprano por la mañana, hacer todas aquellas cosas que Dios ha puesto en nuestra mano hacer y no dejarlas de lado, necesitamos esforzarnos en el trabajo, los estudios, nuestra propia vida y nuestra casa.