Hazte socio de radio solidaria

José Jesús nos comparte esta reflexión en este día. Hay que darnos cuenta que al negarnos le estamos quitando la oportunidad de bendecir a esa persona que ha pensado en nosotros para hacer su buena obra. Al contrario, debemos aceptar esa bendición, agradecerla y orar por quien sale de su zona confort para ofrecernos algo.

Dios mismo nos ofreció la vida de Jesús para salvarnos y aunque definitivamente no lo merecemos, jamás rechazaría esa bendición a la que no tengo cómo pagar. Sucede lo mismo con muchos que creen que no necesitan de Jesús, se niegan a aceptarlo y se pierden de lo más valioso que Dios puede darnos.

Así que aprendamos también a recibir. Si crees que es mejor dar que recibir, pues da las gracias, pero recibe lo que Dios te manda..