Hazte socio de radio solidaria

Mikel Díez nos comparte esta reflexión en este día. “Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad. Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado.”

“Ocuparse en la salvación significa vivir nuestra fe, caminar como seguidor, un discípulo de Cristo. Ahora, ¿es esto una opción? Es algo bueno para hacer pero ¿qué tal si no sucede? Bueno, la frase “con temor y temblor” no suena opcional. Esta frase significa que debemos tomar muy en serio el ocuparnos, el practicar nuestra fe, tan en serio hasta el punto de temer y temblar. Usando las palabras que Pedro dijo en la sección anterior diría “procurad hacer firme”.