Mikel Díez nos comparte esta reflexión en este día. 2 Corintios 3:18 Por tanto, nosotros todos, miraqndo a cara descubierta, como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria, en la misma imagen, como por el Espìritu del Señor.