Mikel Díez nos comparte esta reflexión en este día. Si vamos a buscar la justicia, tenemos que aprender a confiar y a depender de Dios dándonos sacrificialmente, lo que podría hacer que terminemos en situaciones difíciles o peligrosas. Como dice Habacuc 2.4: “El justo por su fe vivirá”. Por tanto, como personas de fe que anhelamos ser agentes de Dios, busquemos ejercer acciones llenas de vida —para nuestros prójimos y enemigos, y para un mundo desgarrado por el pecado..