Mikel Díez nos comparte esta reflexión en este día Cuando se anda delante de Él es como andar en la Luz. Es imposible no ver los peligros y evitarlos.

Es imposible no ver sus propios errores y no corregirse. Es imposible andar delante de Él y ser mentiroso, tener un comportamiento malo, corrupto, adúltero, traicionero, perverso, encubierto, en fin, es imposible andar con Él y practicar injusticias. Cada uno tiene su manera de ser y, por ese motivo, falla, peca e incluso hace lo que no le gustaría hacer.