José Jesús nos comparte esta reflexión en este día Un corazón endurecido no tiene por qué mantenerse inflexible. Si usted ha identificado en su vida cualquiera de las características mencionadas, comience hoy mismo a volver al Señor. Pídale que le dé un corazón nuevo y el deseo de conocerle (Jer 24.7). Recuerde que Él se especializa en hacer nuevas todas las cosas (2 Co 5.17).