Hazte socio de radio solidaria

José Jesús nos comparte esta reflexión en este día En las casas se ponían en la entrada, para poder honrar a los visitantes, antes de entrar podían tomar agua fresca. Era una cosa muy importante. Eran recipientes que se usaban para poder atender a los huéspedes. Como darles de beber porque venían caminando desde lejos, de allí también se sacaba agua para lavarles los pies, que era también una forma de honrar a los huéspedes. “Entré en tu casa y no me lavaste los pies…” le decía Jesús a uno que le recibió en su casa… Jesús es el ejemplo perfecto de sé un vaso de honra