Seamos reflejo de esa luz para que donde quiera que vallamos podamos iluminar el camino de otros. La luz es tan necesaria para el crecimiento de las plantas, como necesaria es la luz de Dios en nuestras vidas para nuestro crecimiento espiritual. Seamos reflejo de esa luz para que donde quiera que vallamos podamos iluminar el camino de otros.