Hazte socio de radio solidaria

Este es el mensaje del pástor Miguel Díez en el programa "Pan del cielo". La enseñanza de la justificación por fe es lo que separa el cristianismo bíblico de todos los otros sistemas de creencias. En cada religión, y en algunas vertientes de lo que se llama "cristianismo", el hombre está labrando su camino hacia Dios. El hombre es salvo sólo en el cristianismo verdadero y bíblico, como resultado de la gracia por medio de la fe. Sólo cuando nos volvemos a la Biblia, podemos ver que la justificación es por fe y no por obras.

La palabra justificado significa "pronunciado o tratado como justo". Para un cristiano, la justificación es el acto de Dios que no sólo perdona los pecados del creyente, sino que le aplica la justicia de Cristo. La Biblia afirma en varios lugares que la justificación sólo viene a través de la fe (por ejemplo: Romanos 5:1; Gálatas 3:24). La justificación no se obtiene a través de nuestras propias obras; por el contrario, estamos cubiertos por la justicia de Jesucristo (Efesios 2:8; Tito 3:5). El cristiano, al ser declarado justo, es por lo tanto liberado de la culpa del pecado.