Jesús invita a sus discípulos a que no tengan miedo y que sean valientes al anunciar el evangelio.

El llamado es para cada uno de nosotros a que, fieles a su misión y guiados por el Espíritu Santo, seamos servidores y testigos de la verdad.