Hazte socio de radio solidaria

Este es el mensaje del pástor Ramón Ubillos en el programa "Pan del cielo". Afán es un concepto que puede utilizarse de distintas maneras. De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española (RAE), el término podría proceder de afanar, un verbo que puede aludir a consagrarse al trabajo, a realizar una actividad con esfuerzo o a robar.

El afán, por lo tanto, puede ser una labor ardua, el cansancio que deriva de alguna acción o un anhelo o aspiración. Por ejemplo: “Te pido disculpas, lo hice sin afán de molestarte”, “Los investigadores creen que el asesino actuó con afán de venganza”, “Trabajé con afán durante quince años para comprar esta casa”.

Se trata de una palabra no muy usada en el habla cotidiana, sino más bien presente en la lengua escrita. En el primer ejemplo, quizás resulta más común el sustantivo intención (“lo hice sin intención de molestarte”), aunque tal vez sea aún más normal decir “no quise molestarte”.

Según algunas fuentes, es posible utilizar la expresión afán de lucro como sinónimo de ánimo de lucro, fines de lucro o lucratividad, las cuales se definen como el deseo de percibir una ganancia económica, una ventaja o un provecho a través de una actividad comercial o un emprendimiento, entre otras posibilidades. Por otro lado, están quienes aseguran que el término afán agrega un peso o una intensidad extra, con lo cual esta expresión habla de una actitud más enfocada en los beneficios que las demás.