Hazte socio de radio solidaria

Decir la verdad, o hablar con la verdad, implica reconocer las debilidades de cada uno. Implica reconocer los errores, los fracasos, los malos momentos por los que se pasa. Implica reconocer que no se es perfecto y que nos faltaba algo de preparación o experiencia.

Decir la verdad, o hablar con la verdad, tiene la mayor de las recompensas en crecimiento personal y profesional: la confianza que generas en los demás. La gente se fía de lo que dices y compartes, por más que muchas veces les cueste aceptarlo. La otra realidad es que muchas personas nunca se han propuesto decir la verdad y por extensión piensan que el mundo les engaña, piensan que decir siempre la verdad es una locura.