Hazte socio de radio solidaria

Diego Acosta nos comparte este devocional para meditar en este día. Seguramente muchos recordarán la queja del diablo a Dios, cuando le decía que los suyos le echaban la culpa de todo. Este episodio, que tendría muchos motivos para ser real, nos debería hacer reflexionar acerca de nuestros comentarios relacionados con las redes sociales.

Según nuestra opinión, son las responsables de todo lo malo, lo perverso, lo pornográfico, lo ofensivo, lo demencial…Y la lista podría continuar largamente. La cuestión es: Y nosotros…? No tenemos ninguna responsabilidad en todo lo que se publica?

Por qué le trasladamos responsabilidades a las redes sociales, que forman son parte de nuestra actitud como hombres y mujeres que nos llamamos hijos de Dios.

Y tener una actitud seria y responsable, nos debería hacer obrar de una manera diferente. No asumiendo como novedoso nada que sea ofensivo a nuestra fe, a nuestra condición de padres que no claudicamos ante lo difícil que resulta criar a los hijos con fundamentos. Como siempre, es más fácil cargar de culpa a los demás, porque pareciera que así nos eximimos de las que tenemos.

Pero a la hora de la Verdad, todo quedará aclarado! Y entonces lamentaremos no haber obrado con sensatez ante lo malo, por haber tolerado con nuestra cómplice voluntad, a quienes exaltan las malas obras.

No sigamos echando la culpa de todo al diablo. Él tiene su parte, pero no le agreguemos las nuestras!