Hazte socio de radio solidaria

Carlos Reich nos comparte esta reflexión en este día. El cristianismo no es una religión, es un estilo de vida, es una relación correcta. La forma en que vives como cristiano no solamente afecta tu vida, sino también las vidas de otras personas.

Muchas personas viven una vida cristiana pobre debido a que perdieron el enfoque correcto de sus vidas centrado en la vida y obra de Jesucristo nuestro Señor y Salvador. Perder el enfoque correcto es pecado, el pecado en sí significa: “Perder el rumbo”, “no dar en el blanco”.

Poner los ojos en Jesús significa tener presente a Jesús en todo, significa depender de él en todo, significa esperanza para mi vida.