Hazte socio de radio solidaria

Nuestro compañero Cristóbal nos comparte este estudio de vida en este día. La morada del Espíritu Santo es la acción por la cual Dios toma la residencia permanente en el cuerpo de un creyente en Cristo Jesús. En el Antiguo Testamento, el Espíritu venía y se apartaba de los santos, empoderándolos para el servicio, pero no necesariamente permaneciendo con ellos (ver Jueces 15:14; 1 Crónicas 12:18; Salmo 51:11; Ezequiel 11:5).

Jesús reveló a Sus discípulos la nueva función que el Espíritu de verdad jugaría en sus vidas: "mora con vosotros, y estará en vosotros" (Juan 14:17). El apóstol Pablo escribió, ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios" (1 Corintios 6:19-20).

Cuando usted acepta a Cristo como su Salvador (Romanos 10:9-13), el Espíritu Santo habita en su corazón, trayendo consigo toda una nueva vida de amor, de relación y de servicio al Señor.