Hazte socio de radio solidaria

Diego Acosta nos comparte este devocional para meditar en este día. Hay quienes atribuyen al tiempo, hechos que son inequívocamente obra del Creador. Un caso, es el de las relaciones que se rompieron en un determinado momento y que luego, se restauran. ¿El tiempo? ¿Dios?

Tengo la convicción que en todo lo concerniente a la especie superior que somos, la Única Autoridad es el Eterno.

Por tanto, debo creer que en cada reencuentro, que en cada situación que permita que dos personas, vuelvan a tener trato cordial, existe indiscutiblemente el Poder del Altísimo sobre sus vidas.

La creencia popular atribuye al paso del tiempo, el hecho en que situaciones de conflicto, de antagonismo, sean superadas.

Si fuera así y si solo dependiera del tiempo, ¿como se explican que haya distanciamientos de años y años?

Creo que Dios y solo Dios puede lograr la restauración, en estos casos o en otros, en los que los motivos de las rupturas se consideren insuperables o definitivos.

Seamos fieles al Señor y estemos atentos a sus decisiones. Solamente así, advertiremos como Él prepara todo lo que es bueno para mí y para cada uno de nosotros.