Hazte socio de radio solidaria

Jose Jesús nos comparte esta reflexión en este día. La obediencia a Cristo no termina en el bautismo; comienza allí. Jesús dijo: “Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida” (Apocalipsis 2:10). Ser cristiano es más que simplemente ser sumergido. Después que somos sumergidos en Cristo (Gálatas 3:27), llegamos a sumergirnos en la obra de Cristo (1 Corintios 15:58). Después de recibir vida nueva, una nueva vida emocionante comienza a desarrollarse delante de nosotros (2 Corintios 5:7; Juan 10:10). Después de ser añadidos al reino (Hechos 2:47), nos unimos a la gran obra de promover el reino (Marcos 16:15-16). Después de ser perdonados (Hechos 2:38), ayudamos a que otros aprendan la manera de ser perdonados (Efesios 1:7).