Hazte socio de radio solidaria

Mikel Díez nos comparte esta reflexión en este día. El aroma de Cristo en mi vida”. Es el mejor perfume que podemos usar y no cuesta nada, es gratis, es delicioso, su fragancia nos transforma cuando lo utilizamos, es el bálsamo que perdura y cuando lo llevo puesto siempre llamaré la atención y seré mucho más atractiva o atractivo.

El perfume refresca el ambiente, gusta y llama la atención de la persona, la alabanza se parece mucho a un perfume. Es importante alabar al hermano. Las personas que encuentran fácilmente la oportunidad de decirle al decaído, al triste y al desamparado, una palabra fresca de aliento, de ánimo, de apoyo son personas que cambian y transforman el ambiente del que lo necesita, por eso es que éstas personas gustan y llaman la atención. Pero es mucho más importante cuando nuestra alabanza es para Cristo; con mayor razón ese perfume es olor fragante para él y con este perfume logramos que él se acerque a nosotros, nos abrace y nos diga hueles rico, me agrada el perfume especial que llevas puesto, es único, es el que tu emanas para mí y para otros. Cuando nuestro corazón sabe expresar alabanza a Dios, él mira ese corazón y se siente atraído y lo escucha porque es esa tierra abonada y preparada para él…… Sigue llamando mi atención con tu fragancia, con tu alabanza.