Hazte socio de radio solidaria

José Jesús nos comparte esta reflexión en este día. Tengamos el mismo sentir que Daniel, de modo que oremos a Dios cada día por gracia para ser guardados en Su voluntad.

Así que incluso frente a rugientes leones, o bien podemos pensar en nuestra propia vida, frente a cualquier sufrimiento que podamos experimentar, Dios premia la fidelidad. Cuando nos doblegamos frente a Él y decidimos que independiente de lo que pase, no abandonaremos a nuestro Dios, entonces Él nos recompensa ricamente. Nos volvemos tremendamente útiles para Él, y podemos ser una verdadera bendición y ayuda para las personas a nuestro alrededor, del mismo modo que Daniel quien se convirtió en un asesor inestimable para los reyes de Babilonia.