Hazte socio de radio solidaria

Hay que levantar nuestra mirada para poder ver la realidad de que somos ricos. Nuestras posesiones materiales no determinan lo que tenemos ni lo que valemos.

Nuestro valor es determinado por Dios a quien le plació habitar permanentemente en nosotros. La fuente de toda riqueza está en Cristo y Él vive en nuestros espíritus.