Hazte socio de radio solidaria

El que tocaba el manto de Jesús quedaba sano. El manto no tenía de poder, el manto tenía poder por que lo llevaba Jesús.

Jesús en la santa cena se quitó el manto y lavó los pies a sus discípulos. El manto representa el poder, la unción, pero Jesús se lo quita y se ciñe una toalla.

Hay gente que no se quita el manto, se creen tan grandes y no se ponen la toalla para servir a los demás.