Hazte socio de radio solidaria

Hay algo interesante en la vida de Naamán. Todo empezó cuando su sierva servía en su casa. Esta joven hizo un comentario a la esposa de Naamán. Ella le dijo que un profeta de Dios podría sanarlo.

Un sencillo comentario por una muchacha puso en movimiento el proceso para que Naamán tuviera un encuentro con Dios y fuese sanado. Esta joven dio testimonio y con esa sencillez este hombre recibió sanidad.

¡No calles, da testimonio! Un mensaje sencillo puede cambiar muchas vidas.