Hazte socio de radio solidaria

A menudo echamos a Dios la culppa de cosas que el no tiene la culpa. A veces no velamos, nos volvemos perezosos y el enemigo aprovecha para hacer de las suyas.

En nuestra ignorancia le echamos a Dios la culpa.

¡NO! ¡La culpa es nuestra!