Hazte socio de radio solidaria

Pensar en la espada y no en el juicio de los hombres. Dios nos juzgará a todos y su Justicia será inapelable. El Libro de Job ha sido y seguirá siendo una fuente inagotable de enseñanzas, en medio de las duras circunstancias que le tocó vivir. Cuando le tocó defenderse de las persecuciones de sus amigos, me impresiona como siempre apela a su confianza en Dios y también en su Justicia.

Por eso apela para amonestar a los tres que tenía ante sí, a la figura de la espada, que simboliza el Juicio del Eterno y no el juicio de los hombres, que puede ser fallible, como todo lo de los humanos.

Job, les demanda que teman, porque el temor es de un claro sentido espiritual y no físico. Por esta razón es que no les habla de miedo, sino del temor que le debemos al Todopoderoso.

Pensando en esto, me obligo también a pensar en la espada y no en el juicio de los hombres. Dios nos juzgará a todos y su Justicia será inapelable.