Hazte socio de radio solidaria

La tremenda decisión de una pareja de lesbianas, de mutilar y matar al hijo de una de ellas, por no aceptar convertirse en una niña, debe ser motivo de una profunda reflexión. La tremenda decisión de una pareja de lesbianas, de mutilar y matar al hijo de una de ellas, por no aceptar convertirse en una niña, debe ser motivo de una profunda reflexión.

Esta cuestión de la ideología del género, está superando los límites de lo razonable y puede llevar a la repetición de casos como el que mencionamos, pues la falta de equilibrio trastorna las mentes y perturba los corazones.

Esta pretendida igualdad que no tiene ningún sustento ni en lo espiritual ni en lo físico, busca claramente desviar los conceptos para no asumir que fuimos Creados y que nuestro origen es el Dios Todopoderoso.

Qué razón habría para hablar de la supuesta igualdad del género?

Qué razón perversa vincula la igualdad del género con la violencia familiar?

Dos cosas diferentes que unidas confunden y desvirtúan la legítima preocupación por el ejercicio de la violencia en el vínculo familiar, que obviamente se agudiza cuando las uniones no están respaldadas por la bendición del Eterno.

Sin buscar los morbosos detalles de la pareja de lesbianas que mutilaron y asesinaron al hijo de una de ellas, por negarse a ser una chica, es necesario reflexionar. Profundamente, sin sensiblería ni argumentos sin fundamentos.