Hazte socio de radio solidaria

Pareciera que tenemos el imperativo de estar constantemente haciendo cosas, porque lo contrario sería una pérdida de tiempo o comenzar a vivir con una cierta tendencia a la indolencia. Sin embargo el propio Creador, nos enseñó que debemos descansar, porque ÉL lo hizo al término de su Grandiosa Obra. Pareciera que tenemos un imperativo de estar constantemente haciendo cosas, porque lo contrario sería una pérdida de tiempo o comenzar a vivir con una cierta tendencia a la vagancia.

Sin embargo el propio Creador, nos enseñó que debemos descansar, porque ÉL descansó al término de su Grandiosa Obra.

La cuestión es darle sentido al descanso!

Descansar significa no hacer nada?

Descansar es dejar la mente en blanco como proponen los budistas?

Descansar es caer en la molicie o la dejadez?

Todas estas preguntas podrían responderse con el concepto que Dios aplicó a su descanso. ÉL hizo la Obra y luego reposó. Había visto que era buena y era necesario un tiempo para analizarla y contemplarla.

Del mismo modo debo obrar en mi propia vida. Nadie me sugiere que no trabaje. Todo lo contrario. Lo que debo aprender es que luego de la tarea es necesario hacer una pausa, para valorar lo hecho y para prepararnos para lo que debemos hacer.

Si el Eterno lo hizo, sigamos su ejemplo!