Oscar Fradejas nos comparte esta reflexión en este día. Es importante que nos dediquemos a curar las heridas de nuestra vida y corazón, y no tiene que ver con heridas del pecado.