Oscar Fradejas nos comparte esta reflexión en este día. Ezequías rompió en pedazos la serpiente de bronce que Moisés había hecho, pues los israelitas le quemaban incienso y la adoraban.