Oscar Fradejas nos comparte esta reflexión en este día. La vida de Samuel fue un milagro desde sus inicios, ya que Ana clamó fervientemente porque era estéril y Dios le concedió tener a Samuel quien fue dedicado al Señor y quien siempre estuvo al servicio en la casa de Dios.