Hazte socio de radio solidaria

Daniel Valuja nos comparte una reflexión en una noticia de actualidad.

La maldición del anfitrión seguirá persiguiendo a España unos años más. Esta vez, con todo merecimiento, después de un ejercicio de lo más gris de los de Hierro ante Rusia, apeada la roja antes de tiempo del Mundial tras caer en los penaltis en octavos de final.

No pudo reivindicarse De Gea en el tanda decisiva, derrotado también por Akinfeev, convertido en el héroe de todo un país con sus paradas ante Koke y Aspas.

Lo ocurrido sobre el estadio Luzhniki merecerá una gran reflexión Llegó España a la cita mundialista en plena revolución por el adiós por sorpresa de Lopetegui y no ha podido solventar sus problemas a tiempo, como era de esperar. No ha alcanzado un nivel aceptable de juego en ninguno de sus cuatro partidos en Rusia, finalizada definitivamente una etapa para muchos futbolistas. (Fuente: La Vanguardia)