Hazte socio de radio solidaria

Daniel Valuja nos comparte una reflexión en una noticia de actualidad.

Un vecino de Puerto de Mazarrón (Murcia) le ha salvado la vida este jueves a un niño de tres años. El menor se cayó del balcón de su casa, situada en un segundo piso de un bloque de viviendas, sobre las dos de la tarde y un hombre que pasaba por la calle consiguió cogerlo en el aire. Al precipitarse, el niño se golpeó primero con una barandilla del primer piso, pero se salvó de un golpe fuerte contra el suelo.

La familia se encontraba en el interior de la vivienda, en la calle San Juan, y no se percató de que el menor estaba en el balcón. Tras la caída, el pequeño fue trasladado al hospital Santa Lucía de Cartagena.

"El hombre que rescató al crío escuchó gritos de los vecinos y se puso debajo del balcón con la buena suerte de que cuando cayó el niño, lo cogió en el aire", explican fuentes de la Guardia Civil. Inmediatamente después, el vecino llamó a una ambulancia y varios agentes también acudieron al lugar. Cuando llegaron, "el niño estaba bien", pero fue trasladado al hospital. La Guardia Civil va a abrir una diligencia al respecto pese a que "no se aprecia responsabilidad por parte de los padres, ya que se trata de un descuido". "Por ejemplo, sería diferente si no estuvieran en casa en el momento en el que pasó", apuntan.

En el último año ha habido varios rescates de niños que se han quedado colgados o se han precipitado desde un balcón. Efectivos del Cuerpo de Bomberos de Málaga han salvado también este miércoles por la tarde a una niña de cinco años que estaba colgada por la parte exterior de un balcón de su casa, situada en una octava planta de un bloque de viviendas de la calle Virgen de Belén, en el distrito de Carretera de Cádiz de la capital. La pequeña se encontraba sola en la vivienda, que estaba cerrada con llave.

Unos dos meses antes, en mayo, Mamoudou Gassama, un inmigrante de 22 años sin papeles en Francia, escaló cuatro pisos de un edificio en París en menos de 30 segundos para salvar la vida de un menor que colgaba del balcón. Tras la hazaña, Macron le concedió la nacionalidad francesa. En febrero fue un policía en Egipto el que rescató a un niño de cinco años que cayó desde un balcón de un apartamento situado en un tercer piso en la ciudad egipcia de Asyut.

Tres agentes hacían guardia frente a un banco cuando se dieron cuenta de que el pequeño corría peligro. El crío, asustado, trataba de agarrarse a la pared para no caerse, pero finalmente no pudo evitarlo y se precipitó desde el balcón. Uno de los policías lo cogió al vuelo y el niño salió ileso.