Hazte socio de radio solidaria

Daniel Valuja nos comparte una reflexión en una noticia de actualidad.

El Ministerio de Educación ha confirmado a la Asociación Nacional de Editores de Libros de Texto que modificará en torno a un 20% del contenido de los libros que tendrán que elaborarse para impartir la nueva asignatura de Valores Cívicos. Este colectivo, como ya adelantó ABC, reclamó una reunión con los responsable del Ministerio de Educación, con el objetivo de poder conocer el contenido de la asignatura. Los editores quieren empezar a trabajar cuanto antes, ya que, en función de la carga lectiva de la asignatura, el proceso se puede prolongar hasta un año y medio.

La reunión tuvo lugar el pasado día 13, según confirmó a ABC el presidente de esta asociación, José Moyano. Al encuentro asistió, por parte del Ministerio, el secretario de Estado de Educación, que les trasladó un mensaje de «tranquilidad», ya que la decisión final sobre los contenidos se puede demorar más de un año.

Lo que sí les confirmó es que se cambirán en un 20% los contenidos de los libros. «Nos dijo que se mantendrían en un 80% los contenidos actuales», señala Moyano. Además, también les remitió a la Conferencia Sectorial de Educación, que se celebrará el próximo día 30, y que reunirá a todos los consejeros autonómicos. Será en este foro en el que se irán presentando las propuestas.

Contenidos feministas

Estos contenidos que se van a incorporar estarán relacionados, aunque no se sabe en qué proporción, con la ideología de género y el feminismo, según señaló la ministra, Isabel Celaá. «Obviamente, el feminismo y estudiar el mundo desde los valores de las mujeres debe entrar, todo eso tendrá su ubicación dentro de los valores», afirmó.

La asignatura de Valores Cívicos formará parte del currículo escolar en el curso 2019-2020, como también sucedió con Educación para la Ciudadanía, impuesta por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. Será obligatoria y contará para la media. Por el contrario, la Religión deja de tener efectos académicos y no contará para la obtención de becas y ayudas. No será alternativa de ninguna otra, como sucede ahora.

Pero estos cambios no serán inminentes, a pesar de que la ministra aseguró en su comparecencia en la Comisión de Educación del Congreso, que se realizarían «de forma urgente». El trámite parlamentario para la aprobación de los cambios en la Lomce, no serán inmediatos.

400 recursos

La eliminación de la asignatura de Educación por la Ciudadanía, con la entrada en vigor de la Lomce en noviembre de 2013, también se trasladó a los libros de texto. Tres fueron los aspectos ideológicos que se retiraron de estos textos. El primero hacía referencia a la «construcción de la conciencia moral de los alumnos», según señaló a ABC el presidente de la plataforma «Educación y persona», Fernando López Luengo, que lideró la objeción de conciencia contra esta asignatura. El segundo punto que se eliminó fue el «positivismo jurídico y el tercero el «relativismo moral».

El anuncio de la ministra de la vuelta a esta asignatura ha reactivado las críticas de un sector de los padres de alumnos. En este sentido, hay que recordar que, a partir de 2005, fecha de implantación de Educación para la Ciudadanía, más de 52.000 padres presentaron unos 400 recursos judiciales. El Tribunal Supremo les dio la razón con el argumentó de que no era adecuado introducir «temas conflictivos».

La cascada de reacciones a una asignatura que pudiera asimilarse a Educación para la Ciudadanía, augura una fuerte oposición a las intenciones del Gobierno socialista de Pedro Sánchez. Las más de 70 plataformas que se constituyeron en su día, empiezan a organizarse para dar la batalla política y judicial. (Fuente: ABC)