Hazte socio de radio solidaria

La actriz británica Emma Watson, conocida por su papel de Hermione en la saga Harry Potter, ha vuelto a ser noticia por una acción que ha llevado a cabo en el marco de su lucha por los derechos de la mujer. La intérprete ha escrito una misiva dedicada a Savita Halappanavar, que embarazada de 17 semanas falleció en Irlanda en 2012 tras negársele el aborto a pesar de que el feto no era viable.

En la carta, que ha sido publicada en la revista Porter Magazine, la actriz ha querido expresar “el profundo respeto” que siente hacia el legado de Savita Halappanavar. Un caso que contribuyó a cambiar la ley irlandesa del aborto y “luchar por la justicia reproductiva de todo el mundo”, señala Watson en su cuenta de Twitter.

“No querías convertirte en el rostro de un movimiento. Querías una intervención que te salvara la vida. Cuando las noticias sobre tu muerte salieron en 2012, la necesidad de entrar en acción por parte de las activistas irlandesas resonó en todo el mundo: derogar la Octava Enmienda de la Constitución Irlandesa. Una y otra vez, cuando nuestras comunidades locales y globales lloran una trágica muerte fruto de una injusticia social, rendimos tributo, nos movilizamos y proclamamos: “descansa en poder”, comenta la actriz en la misiva.

Y a continuación prosigue: “Con una promesa para las fallecidas y un grito a la sociedad, decimos: nunca más. Pero rara vez la justicia prevalece para aquellos cuyas muertes llegan a simbolizar la desigualdad estructural. Más raro aún es una histórica victoria feminista que anima la lucha por la justicia reproductiva en todas partes”.

Esta no es la primera vez que Emma Watson utiliza su fama para dar visibilidad a la causa feminista y la igualdad entre géneros. Sin ir más lejos, la actriz forma parte de la lista de 200 actrices británicas que han donado un millón de libras -1,13 millones de euros- para un fondo llamado Justice and Equality Fund –fondo para la justicia y la igualdad- que tiene como objetivo apoyar a las víctimas de acoso y abusos sexuales. Una iniciativa que se enmarca en el movimiento estadounidense Time’s UP.