Hazte socio de radio solidaria

Sacarse la mejor foto puede traer alegrías, pero también algún que otro susto. E, incluso, acabar en tragedia. Según un estudio del Instituto de Ciencias Médicas de la India, más de 250 personas han muerto en todo el mundo desde 2011 por hacerse una autofoto... en un sitio equivocado.

Los investigadores analizaron las noticias que salieron en prensa sobre estas muertes entre 2011 y 2017 y llegaron a la conclusión de que la mayoría de los que murieron por selfies lo hicieron ahogados, en accidentes de tráfico, por encuentros con animales, por armas de fuego o electrocutados.

Por países, India, Rusia, Estados Unidos y Pakistán encabezan la lista de fallecimientos por esta causa. Ejemplos hay muchos. Y no hay que irse muy lejos en el tiempo para ello. El pasado febrero, una mujer de 42 años se electrocutó en Moscuó al intentar hacerse un selfie en la bañera. Era la tercera muerte por estas causas en lo que iba de año en la la ciudad rusa.

Este verano, una pareja murió al intentar hacerse un selfie en una playa de Portugal. Los dos jóvenes cayeron de un muro de 30 metros y fueron encontrados por un operario de limpieza.

Aunque no todo acaba en tragedia, hay reacciones sorprendentes solo por la necesidad de hacerse la mejor autofoto. Es lo que pasó en agosto en Italia. La búsqueda del mejor selfie acabó en pelea en la Fontana di Trevi. Una turista holandesa y una estadounidense querían el mejor sitio para su foto, pero al final todo acabó en tirones de pelo.