Hazte socio de radio solidaria

Mediante una iniciativa en el Congreso mexicano, el partido Morena [de Gobierno] propone imponer pena carcelaria a quién “someta” a menores de 18 años a “terapias antigay” para “corregir” su orientación sexual.

En dicho proyecto de ley presentado en el Congreso, se plantean reformas al Código Penal de la Ciudad de México para condenar de uno a tres años de prisión a padres, parientes, profesores, médicos e incluso ministros de culto que “atenten contra la dignidad, integridad y seguridad de las personas que no se identifiquen con la heterosexualidad”. Además, se pide de 100 a 300 días de multa para quienes incurran en estas prácticas.

Los cambios se realizarían al artículo 206 del Código Penal para considerar como tortura las terapias de conversión a menores de edad, pues, según dice la iniciativa; “se vulneran sus derechos humanos, además de que provocan daños psicológicos”.

De aprobarse este proyecto quedaría prohibido realizar tratamiento o terapia que intente cambiar, reprimir o eliminar la personalidad y las manifestaciones de identidad de los menores, jóvenes y adultos, aun cuando dichas prácticas no impliquen un dolor físico o angustia psicológica.

El objetivo de dicha modificación es salvaguardar los derechos humanos, sexuales y reproductivos de los integrantes del movimiento LGBTI.

La iniciativa fue respaldada por el Consejo para Prevenir la Discriminación en la Ciudad de México (Copred). “Estas prácticas hacen menoscabo del derecho que tienen las personas a decidir sobre su sexualidad”, recalcó Jacqueline L’Hoist, presidenta del Copred.

El proyecto fue presentado por el joven diputado Temístocles Villanueva, quien se ha declarado abiertamente gay y se ha dado a conocer en el ámbito del activismo a favor de las personas LGBT.

A raíz de ésta y otras iniciativas de Gobierno se ha lanzado el Movimiento de Oración por la Vida y la Familia. “Por eso es tan urgente el llamado a la oración. Estamos frente a una amenaza en contra de la predicación del evangelio que puede ser censurada en la Ciudad de México”, dijo el licenciado Aarón Lara, líder de la iniciativa de oración y presidente del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia.

El objetivo del movimiento es orar por México y manifestar su rechazo a temas como: el aborto legal, el matrimonio igualitario, la despenalización de la marihuana y la siembra de amapola, el apoyo del gobierno para el cambio de sexo, la ideología de género en las escuelas, y el suicidio asistido.

“La iglesia cristiana tiene un deber espiritual, moral y ético con esta nación; porque éste no es un problema jurídico ni legal. Esto es una guerra espiritual. Y ¿cómo se combate la guerra espiritual? Con armas espirituales. Y la primera herramienta que Dios nos ha dado es la oración” agregó el licenciado Lara.