Hazte socio de radio solidaria

Todo el que haya buceado alguna vez sabe que orientarse debajo del agua no es fácil. Por ello, algunas especies marinas utilizan las variaciones del campo magnético terr estre para saber dónde están y hacia dónde se dirigen, como si de un GPS interno se tratara. Así, por ejemplo, las tortugas marinas consiguen llegar a las playas donde nacieron para desovar pese a que se encuentren a miles de kilómetros de distancia.

Gracias a esta sensibilidad, consiguen un posicionamiento g lobal sin tener que usar satélite espacial alguno, pues perciben tanto la intensidad del campo magnético como su ángulo de inclinación con respecto a la superficie de la Tierra. De este modo forman una especie de red análoga a la de la longitud y la latitud y pueden determinar dónde se encuentra un punto concreto por una combinación de ambos parámetros.

Bien, pues un estudio publicado el pasado mes de setiembre en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences revela que el salmón común o salmón del Atlántico también es capaz de orientarse gracias al magnetismo terrestre, lo que explica su capacidad por recorrer grandes distancias hasta localizar su río de origen, por el que viajará corriente arriba para desovar.

Esto es importante en el caso de los salmones porque son ampliamente usados en la acuicultura, de modo que conocer el mecanismo gracias al que se desplazan da cuenta de su gran potencial para invadir nuevos hábitats.

Asimismo, el hallazgo pone de relevancia que es preciso no alterar el campo magnético terrestre, algo que ocurre cuando se construyen muros marinos, líneas eléctricas y grandes edificios. Y es que, de perderse, los salmones pueden terminar en zonas del océano completamente desprovistas de alimento, lo que podría acabar con su vida.

Ya en 2014 un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Oregón descubrió que las variaciones del cambio magnético eran, en parte, las responsables de las rutas migratorias del salmón del Pacífico, pero nunca antes se había advertido este comportamiento en la especie del Atlántico.