Hazte socio de radio solidaria

La Iglesia de Inglaterra (Comunión Anglicana) ha agregado formalmente servicios de transición de género a su catálogo oficial de servicios. En medio de un largo debate sobre el papel de la enseñanza tradicional sobre la sexualidad, la iglesia ahora ha acordado incluir ceremonias para “celebrar” la nueva identidad de género de los fieles transgénero en la adoración común.

La nueva guía pastoral “detalla cómo los elementos que incluyen agua y aceite pueden incorporarse al servicio y, lo que es crucial, deja en claro que las personas trans deben ser abordadas públicamente por su nombre elegido”, dice el comunicado de prensa de la Iglesia de Inglaterra. “Que una persona trans sea abordada litúrgicamente por el ministro por primera vez por su nombre elegido puede ser un momento poderoso en el servicio”, indican.

La Iglesia de Inglaterra enfatiza que la celebración de los servicios de transición de género “siguen una moción adoptada de manera abrumadora en el Sínodo General en 2017 que reconoce la necesidad de que las personas transgénero sean bienvenidas y afirmadas en las iglesias”. br>
En julio de 2018, el Sínodo había pedido a los Obispos que crearan materiales litúrgicos “para marcar la transición de género de una persona”. La Cámara de Obispos ahora está “recomendando” el documento “para un uso más amplio”. Se espera que la mayoría de las iglesias anglicanas celebren estas ceremonias de transición de género de ahora en adelante.

DECEPCIÓN EN ANGLICANOS EVANGÉLICOS

Varios líderes evangélicos de la Iglesia de Inglaterra han expresado su decepción con el liderazgo por este nuevo movimiento hacia una interpretación liberal de la Biblia. “No hay necesidad de que los cristianos sacrifiquen la verdad en un intento de amar erróneo”, dijo Andrea Williams, miembro evangélico laico del Sínodo de la Iglesia de Inglaterra y directora ejecutiva de Christian Concern.

“La Biblia, la palabra revelada y perfecta de Dios, no reconoce la teoría posmoderna del género. Tampoco la doctrina oficial de la Iglesia de Inglaterra. Es hora de que los obispos enseñen fielmente sobre este tema y que el clero hable con amor, compasión y verdad”, expresó.

ONCE OBISPOS SE OPONEN A LA AGENDA LIBERAL

En octubre de 2018, once obispos escribieron una carta abierta para expresar su desacuerdo con el liderazgo de la Iglesia anglicana. “La iglesia siempre debe ser reformada de acuerdo con la Palabra de Dios (ecclesia semper reformanda secundum verbum Dei)”, decía la carta. La Iglesia de Inglaterra no debe “simplemente abandonar lo que hemos recibido para parecer relevantes y evitar sentirnos incómodos”.

Después de dejar en claro que “estamos comprometidos a brindar atención pastoral a todas las personas”, incluidos todos los fieles que se identifican como LGBT, abordan el tema de que “cualquier cambio en la enseñanza o la liturgia también creará problemas importantes para muchos de nosotros aquí y en otros países, la comunión [anglicana] más amplia”.

¿UNA “SEPARACIÓN ESTRUCTURAL” ENTRE ANGLICANOS?

En septiembre, Gafcon (Global Anglican Future Conference, una coalición de iglesias anglicanas doctrinalmente conservadoras) propuso una “separación estructural” pacífica en la Comunión Anglicana global. Esto ayudaría a “reconocer la realidad de las diferencias irreconciliables sobre la naturaleza de la Biblia y el evangelio”. Andy Lines, primado para Europa de Gafcon, ha expresado su oposición a la nueva liturgia: “La Cámara de Obispos ha negado la enseñanza de Jesucristo, entre otras cosas rechazando sus palabras:

“El que los creó desde el principio los hizo varón y mujer” (Mat. 19:4) a favor de celebrar una identidad creada”. “La liturgia bautismal nunca debe usarse de una manera que invite a la confusión entre la salvación gloriosa que se encuentra en Jesucristo y los ritos de paso ideados por el hombre. Debido a que nuestros corazones están con todos los que tienen luchas con su identidad de género, no podemos recomendar este falso evangelio o caminar con quienes lo promueven”, concluye contundente.