Hazte socio de radio solidaria

Un usuario del asistente de voz de Amazon, Alexa, consiguió acceso a más de mil grabaciones ajenas debido a un "error humano" de la compañía.

En las grabaciones registradas y enviadas por Amazon a la persona equivocada, un hombre y una mujer podían ser escuchados hablando, hasta el punto de que los responsables de la revista pudieron identificarlos y contactar con ellos gracias a toda la información registrada.

"Este desafortunado caso fue el resultado de un error humano y fue un único caso", ha asegurado este jueves un representante de Amazon Alemania.

Al principio, el usuario no recibió respuesta de Amazon sobre cómo había podido acceder a grabaciones de terceros, aseguran desde la revista. Los archivos fueron borrados posteriormente del enlace que había enviado la compañía, pero estos ya habían sido descargados por el usuario en su ordenador.

"Hemos resuelto este problema con los dos usuarios involucrados y hemos tomado medidas para optimizar nuestros procesos. Como medida cautelar, nos hemos puesto en contacto con las autoridades correspondientes", asegura un representante de Amazon.