Hazte socio de radio solidaria

El bolígrafo que dura para siempre, no usa tinta y ya lo "inventó" Da Vinci.

¿Se imagina tener en su poder un bolígrafo capaz de escribir con precisión, que no fallase nunca y que pudiera durar toda la vida? Eso es lo que la compañía italiana Pininfarina ha decidido poner sobre la mesa, al anunciar el próximo lanzamiento de este exclusivo utensilio capaz de escribir cuanto queramos sin utilizar tinta. Pero ¿cómo es posible? Pues gracias a que ha sido capaz de perfeccionar un sistema que ya inventara el propio Leonardo da Vinci.

Quien más quien menos se ha encontrado en alguna ocasión con el mismo problema: llega la ocasión de utilizar el bolígrafo para firmar algo importante y, de repente, ha dejado de escribir, precisamente en el momento menos oportuno. Pues bien, a partir de ahora esa situación cambiará diametralmente, después del revolucionario invento de Pininfarina para conseguir un bolígrafo que dure toda la vida, una quimera que ahora ya es una realidad.

La compañía italiana, especializada en el diseño de carrocerías de vehículos y de trenes, ha decidido cambiar de registro con la intención de ofrecer algo que, hasta ahora, no existía. Todo comenzó en el año 2012, cuando Ethergraf consiguió desarrollar un 'novedoso' sistema que patentó dos años después Pininfarino Segno: se trataba, ni más ni menos, de una evolución del sistema inventado por el genio florentino Da Vinci hace más de cinco siglos.

Leonardo fue quien consiguió desarrollar la técnica denominada 'silverpoint': consistía en incluir en sus plumas realizadas con hueso una punta de plata con la que escribía y realizaba bocetos en papel. Eso sí, antes de proceder a iniciar la composición, el soporte sobre el que se realizaba debía haber sido tratado químicamente para conseguir la oxidación del trazo, haciendo que lo escrito fuera imborrable, como si se tratara de tinta indeleble.

Se trataba de una técnica puramente renacentista, que contenía trazas alquímicas. El papel debía de ser expuesto a una especie de barniz nacido de un pasta obtenida de la cocción de huesos de animales: una vez seco, era necesario escribir con una pluma con punta de plata que, tras entrar en contacto con el material, provocaba que saliera a la luz el trazo. Sin embargo, esta técnica cayó en desuso a finales del siglo XVII, tras la aparición del grafito.

Ahora, 500 años después, la técnica se ha conseguido mejorar, provocando que el papel no tenga que recibir tratamiento químico, gracias a las innovaciones llevadas a cabo en la punta de plata del bolígrafo. Y no solo permite que lo que se escribe no pueda ser borrado nunca, sino que el bolígrafo no necesite contar con tinta para escribir: o, lo que es lo mismo, la punta Ethergraf permite que el bolígrafo sea para toda la vida, tal y como defienden sus creadores.

La compañía italiana cuenta con varios modelos en su 'stock' que incluyen esta novedosa tecnología, con precios que oscilan entre 100 y 200 euros. El modelo más exclusivo es el Pininfarina Cambiano Millenial Kauri, una pieza absoluta de coleccionista que, además de durar toda la vida, cuenta con madera de un exclusivo árbol que solo se encuentra en Nueva Zelanda, asegurando que los materiales tienen, como mínimo, 30.000 años de antigüedad.