Hazte socio de radio solidaria

La gema del cielo que sólo existe en Israel.

La semana pasada la Asociación Mineralógica Internacional reconoció formalmente un nuevo tipo de mineral hallado en la cordillera del Carmelo, en el norte del país. Tiene una composición química similar a la que se había encontrado en rocas del espacio exterior.

El nuevo mineral se parece a la allendita, un mineral descubierto en el meteorito Allende que cayó a la tierra en febrero de 1969. Sin embargo, esta es la primera vez que se descubre que tal sustancia existe y se ha formado de manera natural en la roca de la Tierra.

La Asociación Mineralógica Internacional regularmente aprueba nuevos minerales para su lista oficial, hasta 100 cada año. Pero es inusual encontrar una sustancia tan espectacular en apariencia y calidad, y como resultado, ha atraído una gran cantidad de atención internacional.

¿Más valor que el diamante?

El nombre que se le ha dado al nuevo mineral está relacionado con la región del Carmelo, donde se ha hallado: carmeltazita. Sus componentes principales son el titanio, el aluminio y el circonio.

La piedra más grande que la compañía ha descubierto tiene 33.3 quilates.SU dureza es mayor que la del diamante.

La empresa ya ha adquirido una marca comercial del Gobierno de Israel para comercializar las piedras con el nombre de ”Zafiro del Carmelo”.

Este nuevo mineral podría tener un enorme valor como piedra preciosa, y dada su rareza el geólogo David Bressan escribe en Forbes que “las gemas de carmeltazita podrían ser más caras que los diamantes“ salvo que se descubriesen grandes yacimientos, algo improbable.

Un hallazgo casual

El presidente de Shefa Yamim, Avi Taub, ha informado que la compañía comenzó a desenterrar gemas de zafiro en roca volcánica en el área del río Kishon, cerca de Haifa, en 2014.

Encontraron unas piedras preciosas extrañas que llamaron “zafiros del Carmelo” (Carmel Sapphire). La diferencia que tenían estas piedras, como ahora se sabe, es que contenían un nuevo mineral formando parte de los zafiros, dándole una mezcla inusual de azules oscuros y claros.

“En nuestro mundo, donde los precios de las gemas están determinados sobre todo por su rareza, el Carmel Sapphire es un descubrimiento único porque no se ha encontrado en ningún otro lugar“, dice Avi Taub.