Hazte socio de radio solidaria

La NASA consigue poner un satélite de investigación en la órbita de la Luna.

Después de cuatro días y medio de viaje, el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO, por sus siglas en inglés), una de las cápsulas enviadas por la NASA en el cohete Atlas 5 para explorar la Luna, ha conseguido entrar el órbita alrededor de nuestro satélite natural. Los datos e imágenes que obtenga serán fundamentales para el futuro regreso del Hombre a la Luna.

Los ingenieros del centro de la NASA Goddard Space Flight Center, en Greenbelt (Maryland) confirmaron la entrada en órbita de la cápsula a mediodía. Durante el tránsito, los ingenieros realizaron una corrección de trayectoria para colocar la nave en la posición adecuada para alcanzar su lugar de destino. Cuando estuvo cerca, LRO usó su motor de cohete para descender hasta que la gravedad de la Luna lo atrapó en su órbita.

«La entrada en la órbital lunar es un hito crucial en la misión», ha señalado Cathy Peddie, responsable del proyecto en el centro Goddard. «Una vez en órbita, podemos empezar a acumular datos necesarios para comprender en mayor detalle la topografía lunar, sus características y recursos». Peddie se ha mostrado «muy orgullosa» de poder formar parte de esta misión de la NASA.

Cuando hayan pasado sesenta días tras el lanzamiento, LRO podrá comenzar su misión principal. Pasará un año orbitando a 50 kilómetros sobre la superficie lunar para ayudar a los científicos a realizar mapas en tres dimensiones del terreno y obtener una serie de datos. El satélite explorará los cráteres más profundos de la Luna, examinará las regiones permanentemente en sombra y en sol y facilitará la comprensión de los efectos de las radiaciones lunares sobre el ser humano. Según la NASA, LRO obtendrá más datos sobre la Luna que cualquier misión anterior.